miércoles, 17 de marzo de 2010

Incumplimiento de los Derechos y Obligaciones Constitucionales

Alan I. Escalona Elizalde
Accion Juvenil GAM



El contenido de este celebérrimo articulo intengrante de las garantías plasmadas en nuestra Constitución Política, el cual salvaguarda la paz integral de los ciudadanos, tiene por objeto evitar los abusos de las autoridades y de los investidos por algún uniforme que se valen de sus funciones para abusar de alguna forma del ciudadano.
En gran medida muchas garantías son violadas por los “ contribuyentes de la corrupción “ tal es el caso especial del articulo 16 Constitucional. Claros ejemplos las susodichas revisiones de rutina ejercidas a mero gusto de los agentes de la policía del D.F. ( auxiliares, ministeriales, etc), valiéndose casi en su totalidad del desconocimiento de estas garantías por parte del ciudadano que por educación básica es menesteroso hacer a su noción y conocimiento de sus derechos y obligaciones. El buen Gobierno y Estado mexicano han provisto en todo momento al ciudadano de los conocimientos totales para evitar este tipo de abusos por parte de los agentes de la policía, una versión evidente de la falta de respeto al ciudadano y que un Gobierno local fallido es el uso del celebre alcoholímetro el cual aparentemente tiene por objeto reducir los accidentes vehiculares cuya fuente es la conducción del vehiculo automotor en alguna suerte de estado inconveniente, siendo asi la idea pura es buena, los métodos no lo son tanto, ¿ Consultar la ley cuando se considere necesario? Todo buen jurista sabe que a raíz de la ley viene un orden para consolidar un bien común de seguridad, integridad, respeto, humanismo y conciencia ciudadana, para que estas acciones violatorias de garantías puedan volverse, en efecto, “ legales “ debe existir una reforma a la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, actualmente el ciudadano residente y habitante de la Ciudad de México teme a las traiciones de los elementos de la policía y su Secretaría de Seguridad Pública del D.F. Compactando sus diligencias interpretativas a las conjeturas de evitar la gran mayoría de los ejercicios jurídicos aun propuestos por el H. Gobierno Federal implicado en esto de manera indirecta por las ineficaces intervenciones de la SSPDF.
Combatiendo primordialmente de manera frontal con los agentes de la principal causalidad de responsabilidades civiles tal es como la ignorancia y la no confianza sobre la seguridad no solo en los focos rojos de los territorios mayormente atacados por la delincuencia si no por aquellos territorios por los cuales los malos elementos de la policía haciendo las veces de “pseudoautoridades “ amedrentan al ciudadano con un fin netamente pecuniario con una degradante falacia de hechos los cuales en caso de llegar a darse vista al Ministerio Público únicamente serán en perjuicio del inocente ciudadano, claro esta, los agentes se valen de excusas tales como: En la mayor parte de los robos de automóviles solamente con revisiones rutinarias los resolvemos. Dandome a entender que nuestro sistema de averiguaciones previas no es el adecuado? Hay alguna complicidad entre distintos agentes factores de la configuración de la actividad ilícita? O simplemente que las fuerzas de Seguridad Publica Local simplemente contienen una gran gama de ineptitudes e inconsiencia?
Afortunadamente las fuerzas de la Policia Federal contienen un gran índice de aprobación por la ciudadanía, dando a constatar las magnitudes de transpariencia y eficacia con las cuales el H. Gobierno Federal se ha desenvuelto laboreosamente asi haciendo valer todos y cada uno de los artículos constitucionales.
Es un hecho que en el D.F. y me atrevo a mencionar también al Estado de México las fuerzas policiacas locales se han convertido en una suerte de mafias que convirtiéndose en sanguijuelas de los buenos ciudadanos promueven la desconfianza. El ciudadano tiene mucho mas contacto directo con algún Policia que con algún honorable miembro de los 3 poderes de la Union. La primera impresión cuenta en gran medida. Promover el espeto de los Derechos Constitucionales, cumpliendo con las Obligaciones civiles y promulgando un dogma político de un AZUL de PAZ, CONCORDIA, HUMANISMO Y GENEROSIDAD por fin podremos llamarnos a nosotros mismos Ciudadanos Desarrollados capaces de encarar cualquier ataque a nuestras integridades por muy “ Nacionalistas “ que estas parezcan.

1 comentario:

Omar dijo...

Excelente articulo Alan, que te digo no se podia esperar menos de ti, un abrazo.
Omar Camacho.